RETORTIJONES DE PURPURINA

Uuff.

Posted on Actualizado enn

Y lo sintió, sintió un pellizco tan profundo que notó como todos sus esquemas se resquebrajaban. Joder, que intenso. Y entonces miró hacia atrás, leyó hacia abajo y todo le pareció absurdo.

Si lo pregunto.

Posted on Actualizado enn

Hoy siente que se le escapa el mundo, que nada ni nadie puede hacerla indestructible, pasarán las horas, las noches saldrán armadas y pronto se difuminará entre tumbas. Lagunas, piedras y heridas, ¿Cómo un corazón marchita? ¿Cuándo es que el halcón anida? ¿Cuántos canapés dorados hacen falta para pintar luciérnagas? Se envolvió en el rosa de la goma de chicle, se escabulló bajo montones de azúcar, olvidó a los no vencidos y, ¿Cómo y cuánto cuesta imaginar grises y matices cuando sólo se le antoja el negro? No contenta entre intermedios, no en acuerdo con sus cuerdas, cuánto duele y cuánto hiere el no ser ella. No lo es, no lo tiene y no lo encuentra. Llora, reniega en lo más profundo, y se mece y se abraza, parlotea, manosea los ovillos de los hilos que hoy no tiemblan. Aguantarlo nunca es bien, y lo sabe. 24.02.15

Me caes muy bien, pero no soy yo.

Posted on Actualizado enn

Tanto, tanto te hubiera llorado, tanto te hubiera seguido hasta que el mundo dijera basta, que ni siquiera pienso en dejar de morderme las uñas. Fueron muchos, me vistieron la alegría de ropas ahuecadas, me inundaron las mejillas con ardores y sofocos, me pintaron las mañanas de vacíos adheridos y todos y cada uno de ellos se perdió tras los peldaños. Me asustó engrosar la lista, abocarme hasta el vacío, me atrapó con su sonrisa. Me pierdo, la miro y me vacío, me despojo de las nauseas con solo provocarla. Me mareo hacia infinitos si me roza un trocito suyo, me desarmo por completo si me acerco hasta aspirarlo. Y me fastidia, me joroba y toco suelo, voy mutando en chiquitita si no me pierdo en su infinito. 11.02.15

Dícese de un gusano cabezón.

Posted on Actualizado enn

Así que hoy he soñado contigo. Podrían haberme pinchado mil veces los mofletes en busca de algo de agua tibia y no lo habrían conseguido. Duele, pincha triunfante en lo más profundo. Lo conozco, conozco el sentimiento, oprime estómagos, araña entrañas y encharca corazones empujándolos a la deriva. Lo sentí una vez, deseé no volverme a encontrar con él, sí, creía haberlo olvidado, pero ¡Ay, portadora innata de la bandera de la ingenuidad!

Lo llamo desazón y se convierte en desdicha, ya por largo tiempo lo creía enterrado. Y ahora, fíjate, despierto y agarrado en entrañas más cercanas, las mías hoy de nuevo, se aferra cuál oruga a la rama más liviana. Rudo, terco y mucho más fuerte que el primero, trepa sin descanso, sube desde el estómago hasta el esófago y cuando alcanza mi garganta me aprieta la barriga. No deja que coma, caprichoso, le gusta verme envuelta en densas nubes de nicotina. Lo conozco bien, conseguí domarlo la primera vez, aprendí a dormirlo meciéndolo en una cuna de espuma, cuando caía rendido, burbujitas traicioneras de barriga cervecera capitaneaban mi cabeza con mil sueños por bandera.

Éste es más fuerte, no consigo dominarlo y temo no lograrlo, ni duerme, ni muere. De clavo ardiente anclado en el presente a mariposa vaporosa, hoy solo se me antojan días y más días de largos medios días.Imagen